DANIEL ROJAS

Lunes, 30 de Mayo de 2016 a las 5:09 p.m.

El caso llegó hasta el Concejo Municipal y aspira a crear un precedente para condenar el maltrato hacia las personas LGBTI

En 1988, la banda española Mecano cantaba que “nada tiene de especial dos mujeres que se dan la mano” y así inmortalizaba, con esa frase, uno de los himnos hispanos más conocidos del amor entre dos mujeres lesbianas, con la canción “Mujer contra mujer”.

En efecto, nada tiene de especial, sin embargo el matiz viene después, como proseguía el tema, cuando esas demostraciones de afecto develan el amor homosexual y con éste el tabú y la discriminación aún imperante en sociedades como la venezolana.

Gabriela lo vivió en carne propia el pasado sábado cuando compartía con Laura, la joven con la que comienza a salir, en la conocida Plaza Altamira. Sus apellidos se omiten por la seguridad de ambas.

Ese día, alrededor de las 8:00 pm, la pareja se encontraba en el lugar conversando, conociéndose y demostrándose el gusto mutuo. Un beso en la boca, de esos llamados tradicionalmente de “piquito”, fue el detonante para que el guardia del espacio público, Luis Herrera, les exigiera la retirada inmediata de la plaza, bajo el alegato de que las jóvenes estaban rompiendo las normas de “la moral y buenas costumbres”.

Una hora y media duró el hostigamiento de Herrera hacia las chicas, quien estuvo acompañado por funcionarios de la Policía de Chacao. Incluso, las amenazó con llevarlas hasta la patrulla policial, aun cuando no habían cometido delito alguno.

De acuerdo con el abogado José Manuel Simons, estos funcionarios se excedieron en el ejercicio de sus funciones y desconocieron el artículo 19 de la Constitución Nacional.

“El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos”, dice parte del artículo.

Explicó que, además, Gabriela y Laura están amparadas en el artículo 21 de la Carta Magna que se refiere a que “todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia: 1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona”.

Afortunadamente, Gabriela pudo comunicarse con Simons, quien medió con la autoridad hasta lograr que cesara el hostigamiento a la pareja.

“El funcionario se acercó a mí de una manera muy déspota me quiso amedrentar, pero yo me sé mis derechos y así se lo hice saber. Luego bajó bastante la guardia y preguntó qué haría yo si un niño me pregunta porqué dos mujeres se besan. Sencillo, le respondí, le dices que existe el amor, la diversidad y que todos tenemos derechos a ser felices sin importar con quien”, relató Gabriela a Contrapunto.

Simons recordó que no solo los funcionarios desconocieron los artículos mencionados de la Constitución sino que omitieron que en el año 2014 el Concejo Municipal de Chacao aprobó el 17 de mayo como Día contra la Homobitransfobia y estableció el municipio como zona libre de discriminación.

Pero, tanto Gabriela como el abogado coinciden en que la gravedad del asunto no radica en que fue un hecho aislado, sino debido a que en reiteradas ocasiones personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) han denunciado que en espacios públicos y privados del municipio han sido víctimas de discriminación por su orientación sexual.

El caso se propagó por las redes sociales y llegó hasta el concejal de Chacao, Diego Scharifker, quien se comunicó con la agraviada para conocer la situación que de antemano deploró y la invitó a una reunión.

Por ello, este lunes Gabriela acudió a la sede del Concejo Municipal de Chacao, en compañía de José Manuel Simons, quien es abogado de la Asociación Civil Venezuela Igualitaria, otros activistas de ese movimiento y por Edgar Baptista, coordinador del movimiento Proinclusión de Voluntad Popular.

Tras calificar el hecho sucedido como “inaceptable”, Scharifker indicó que en Chacao se adelanta la aprobación del Proyecto de Ordenanza sobre la Discriminación en Todos los Ámbitos y Formas en el Municipio Chacao, la cual explicó “es una política pública a favor del derecho a la no discriminación”.

Explicó que en los próximos días comenzará la consulta pública, que puede extenderse por 21 días hábiles, para concretar los puntos de la ordenanza.

De parte de Venezuela Igualitaria, Simons sugirió que en Chacao se promocionen campañas sensibilizadoras sobre Derechos Humanos con enfoque en diversidad sexo-genérica.

El martes 7 de junio, Gabriela tendrá derecho de palabra ante los concejales, a quienes contará esta historia.

“Esto no puede seguir ocurriendo, porque las personas no saben las repercusiones psicológicas que estas acciones causan, por eso quiero hablar públicamente para hacer entender que el amor no debe ser dar vergüenza, ya sea entre heterosexuales u homosexuales”, sentenció la joven.

Ver noticia en: http://contrapunto.com/noticia/gabriela-y-alejandra-tienen-derecho-a-besarse-en-la-plaza-altamira-79418/

Únete a la causa

Juntos por la igualdad en la diversidad

Hazte Miembro

Contribuye

Dona y ayudanos a seguir trabajando

Hacer donacion